Asuntos ¿legales? hacia Rozen Maiden

El pasado mes de Enero el manga Rozen Maiden se encontraba detenido en Japón por motivos desconocidos (pues no ha habido explicación ni por parte de la editorial ni de las autoras), lo que dio lugar a la circulación de gran cantidad de rumores. Se informó de la suspensión a través de un pequeño anuncio que tan solo podemos encontrar en el interior de la revista (concretamente el número de Marzo de la Comic Birz), sin dejar claro en la portada que los fans de la serie no encontrarían su acostumbrada continuación del manga. Un blog japonés sobre leyes llamado Ahowota Law Student News ha publicado un artículo sobre las posibles consecuencias, formulando la siguiente pregunta: “Podría una persona reclamar legalmente i afirmar que el contrato es inválido (lo que significaría la devolución de la revista, cuyo importe sería reembolsado)?”

En esencia, lo que empieza enunciando el artículo es que cada una de las revistas del mercado japonés ofrece una serie estrella, causa única por la que muchos fans compran la revista: sólo para seguir esa serie en concreto. Pues bien, al no haber habido ningún tipo de anuncio previo sobre la suspensión de Rozen Maiden, a lo que se le añade que esto no estaba indicado en la portada, sino tan solo en las páginas interiores, por lo que el lector se ha gastado el dinero en una revista (que de otra forma, en teoría, no compraría) para no encontrar la serie que el/ella sigue. ¿Podría entonces emitir una queja legal válida?

nº 95 del código civil: “Cuando un error existe en un elemento de un proceso legal, las declaraciones de intención son consideradas ineficaces. Sin embargo, si había un error grave de parte del declarante, se le considerará incapaz de denunciar por sí mismo esta ineficacia.” Para alguien que no esté muy puesto en temas legales, esto no tiene mucho significado, pero simplificandolo significaria algo así:

Cuando se escribió el código civil, se asumió que, en el momento que alguien emprendiese acciones legales, podrían pasar por las siguientes fases del proceso abajo detallado (tomando como ejemplo la aplicación al manga, que es el caso que nos atañe):
1- Motivo: hay un motivo primordial, que se podría expresar como “¡Me aburro, voy a leer un manga a ver si así me entretengo y me animo!”
2- Determinación enfocada: después, aparece el deseo de iniciar esta acción, que se define por un término legal (en inglés, focused will). Resumiendo, aparece el deseo de comprar un manga.
3- Indicar la Intención: todo eso está muy bien, pero el mero hecho de desearlo no establece ningún tipo de contrato, para lo cual se debe expresar este deseo, por ejemplo con la frase “deme este manga, por favor”. Haciendo esto, se expresa el deseo que ya se tenía antes, indicando a los demás las intenciones.
4- Indicar la Acción: como resultado de esta indicación de la intención, se acaba diciendo “deme ese manga”, indicando un acción. Si se consiente (como por ejemplo, diciendo “claro que si”), se establece un contrato verbal de venta.

¿Por lo tanto, si una persona compra la revista esperando encontrar la continuación de Rozen Maiden, i puesto que no aparece en la portada nada que indique lo contrario, se podría considerar que el hecho de que no aparezca en ese número, sin previo aviso, es un incumplimiento del contrato? Al parecer, cuando una persona va a comprar la revista, no dice expresamente “deme la Comic Birz para que pueda leerme Rozen Maiden”. Pero mientras que este argumento tiene cierta lógica, según la teoría principal, solo con esto no se puede desestimar la reclamación del comprador.

Todo esto lleva al lector a una conclusión: si la interrupción continúa, aumentan las probabilidades de que no se publique la continuación de la serie (algo que ya ha ocurrido en otros casos, como HUNTERxHUNTER). En este caso se puede considerar con mayor fuerza que se haya cometido un “error grave” por parte del lector, pues debería suponer que si en el anterior número no apareció, en los siguientes no tiene por qué aparecer. Esto puede traducirse en un descenso patente de las ventas de la revista, pues se supone que muchos la compran por su serie estrella (algo que también quedó patente al interrumpirse HUNTERxHUNTER).

Una respuesta

  1. Muy interesante spit, definitivamente los derechos civiles en Japon estan ya muy desarrollados, caso contrario en Mexico que solo nos enfocamos a lo estrictamente dicho en la norma sin muchas posibilidades a interpretar la norma si ya existe un caso concreto especificado en dicha norma. Me explico: en Mexico no seria posible demandar a una revista por fraude, solo porque en su portada engañe al lector anunciando un articulo que en su contenido no viene, lo unico que podemos hacer es acudir ante el organo de proteccion al consumidor PROFECO y reclamar una indemnizacion pero una demanda por fraude o daño moral es poco factible, aunque bueno seria interesante investigar si hay algun antecedente ya que estos casos se dan muy pocos.
    Pero bueno, en el este caso de Rozen Maiden como algunos ya se habran dado cuenta, pues ya se soluciono, al final los autores decidieron finalizar el manga precipitadamente para terminar contrato con los publicadores y serializadores del manga, con el que despues haran una continuacion, en la que seguramente haran contrato con otras empresas publicadores, o eso es lo que me suena logico ya que no pueden dejar un manga tan popular así de inconcluso.

    SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: